EVS en el Parque Regional de la Laguna de Kaunas (Lituania)

Hace un par de semanas que volví de mi SVE en Kaunas (Lituania), un proyecto de 5 meses como guardaparque en el Parque Regional de la laguna de Kaunas.

Pescador                                 Pescador local en la Laguna de Kaunas.

Recién acabados los estudios universitarios, estaba buscando trabajo cuando encontré un post de que necesitaban urgentemente un voluntario para este proyecto. Me pareció muy interesante porque estaba relacionado en parte con lo que yo había estudiado, y tendría la oportunidad de vivir en un nuevo país. Así que sin pensármelo dos veces me apunté, y en poco más de dos semanas ya me encontraba en Lituania.

Es verdad que las primeras semanas te puedes sentir un poco desorientado y fuera de lugar. Todo el mundo a tu alrededor habla un idioma que no entiendes, tienes que hacerte al nuevo trabajo y estilo de vida y conoces a tanta gente nueva que para mí era imposible aprender sus nombres. Sin embargo, en seguida me sentí como en casa. Puede que también tuviera algo que ver en esto que no podía haber tenido una mejor casa donde alojarme; con jardín, barbacoa… ¿qué más puedes pedir para el verano? Y en cuanto aprendes un par de palabras y empiezas a interactuar con la gente te sientes todo un nativo.

Mis tareas principales como guardaparque eran ayudar en las excursiones de educación ambiental, arreglar y construir las estructuras del parque y realizar monitoreos ambientales. Todo esto en medio de bosques increíblemente verdes y exuberantes, llenos historia y con árboles de más 400 años de edad. Además, me pareció especialmente importante trabajar codo con codo con la gente local, ya que te ayuda enormemente a empaparte de su cultura y costumbres, y me motivó también a aprender lituano.

2 fotos          Uno de los árboles más ancianos                   Protegiendo un roble centenario

Pero no todo era trabajo. La comunidad de voluntarios es increíblemente activa, y acaban siendo casi parte de tu familia. Siempre había algún evento al que asistir o viaje que hacer, y siendo Lituania un país pequeño, acabas descubriendo hasta los rincones más escondidos. ¡Si te lo propones puedes convertirte en un maestro del “hitchhiking” o “autostop”!

bicis                       Andando en bicicleta por la costa lituana durante una de nuestras escapadas.

Puedo decir sin duda alguna que ha sido una experiencia increíble. Además de aportar mi granito de arena, también me ha servido para crecer como persona. He tenido la oportunidad de conocer a gente muy diversa de la que siempre aprendes algo, y durante este tiempo también he recapacitado sobre lo que de verdad me gusta y a lo que quiero dedicarme. Ahora siento que el mundo se me ha abierto un poco más, tengo la capacidad de afrontar mejor los nuevos retos, y una visión más amplia de lo que puedo llegar a ser y cómo hacerlo realidad. ¡¿Una vez que te entra la vena viajera, quién sabe dónde acabarás?!

 

Ibai Alcelay Iglesias

Anuncios

AEGEEros Viajeros: Rumanía

AEGEEros Viajeros: Youth Exchange en Rumanía

Gracias al proyecto Erasmus+, la asociación rumana Ages y AEGEE-León, nuestros miembros han tenido la oportunidad de participar en un Intercambio Juvenil (Youth Exchange) con los gastos financiados por el propio programa E+

Durante la Planificación Previa (APV) en Mayo nuestros dos socios Ayla Carazo y Juragis García planificaron junto con el resto de participantes y organizadores el Youth Exchange que tendría lugar a primeros de agosto

Una vez llegadas las fechas, 7 de nuestros miembros, con y sin experiencia internacional, fueron seleccionados para participar en este intercambio juvenil

¿Por qué? Su curiosidad se despertó tras ver el proyecto promocionado por el email y redes sociales Facebook ¿Cómo? simplemente nos escribieron y explicaron por qué querían participar y qué aportarían a este proyecto además de sus ganas de disfrutar de esta oportunidad

 

Dentro del ámbito formativo descubrieron más sobre derechos y obligaciones juveniles en Europa a través de la educación no formal despertando su curiosidad sobre la temática y volviendo con ganas de aprender más sobre el tema.

 

Siendo un total de 42 jóvenes de 7 países diferentes no todo fue formal, ya que tuvieron la oportunidad de descubrir el país además de disfrutar de actividades interculturales para aprender más sobre otros países.

 

¡Os esperamos en el siguiente proyecto Erasmus+!

 

AEGEEROS VIAJEROS: Training Course en Sofía, Bulgaria

19601538_1137688339665790_2395226426794201224_n

Del 01 al 09 de julio varios de nuestros socios han participado en un Training Course en la capital búlgara: Sofía. Este proyecto dentro del programa Erasmus+ y con la colaboración de varias organizaciones, entre ellas AEGEE-León, ha permitido que la totalidad del mismo esté financiada y por lo tanto los gastos de transporte, alojamiento, manutención además de los materiales están cubiertos para los jóvenes participantes.

 

¿En qué se centró la temática del proyecto? ¿Era la primera vez que atendías a un curso sobre ello?

Vicent: El proyecto se llamaba “Train Me” y estaba basado en un aprendizaje teórico-práctico para mejorar las capacidades lectivas. Enfocado a gente que estaba interesada en enseñar a otros. Era un Training for trainers. El objetivo principal era adquirir conocimientos sobre cómo planificar, realizar y evaluar seminarios u otros proyectos mediante consejos muy útiles para saber llegar de una manera eficaz a la audiencia. Y sí, esta es mi primera vez en un curso de este tipo.

Además del contenido teórico, entiendo que ha sido una experiencia única el poder visitar este país con un gran número de jóvenes, ¿qué impresiones tienes?

Inés: Me llevo mucho del resto de participantes. He aprendido cosas de personas muy distintas que de no haber participado en este TC jamás habría tenido la oportunidad de conocer. El convivir con gente de países tan distintos y darte cuenta de que apesar de las diferencias culturales todos tenemos mucho en común es muy enriquecedor. Además la ciudad de Sofía es preciosa.

¿Crees que vas a poder aprovechar lo aprendido en tu vida profesional, tanto dentro como fuera de AEGEE?

Manuel: Por supuesto, todo lo aprendido tanto formalmente en las clases como informalmente dentro de la propia experiencia en Sofía, me serán de gran ayuda en mi ámbito profesional, ya que gran parte de los conocimientos estaban relacionados con las habilidades de una persona que puede motivar o incrementar el potencial de las personas de su alrededor, habilidades muy apreciadas a la hora de manejar u

19511204_1226352534141805_5888256542473360136_n

n equipo de trabajadores.

Relacionado con AEGEE hemos adquirido las habilidades necesarias para llevar a cabo seminarios y workshops en cuanto nos lo propongamos.

¿Habías participado anteriormente en un proyecto Erasmus+? ¿Estás animado/a a participar en otro?

Vicent: No. Este ha sido mi primer proyecto Erasmus+, ¡pero puedo asegurar desde ya que no será el último! Es más, voy a registrar AEGEE-Castelló como asociación para poder solicitar la participación en proyectos para expandir y dar a conocer a más gente la magnífica oportunidad que AEGEE-León me ha brindado.

Manuel: Sí, estuve hace dos años en otro TC sobre técnicas de inclusión de grupos desfavorecidos en la sociedad en Nápoles. Fue también una experiencia muy intensa de la que aprendí muchísimo.

En cuanto a solicitar otro…No puedo esperar a aplicar al siguiente !!!

Inés: Este Erasmus + ha sido mi primer acercamiento al proyecto pero ha sido tan gratificante que sin duda volveré a participar. Muchas gracias a AEGEE-León por brindarme la oportunidad.

¿Alguna anécdota o algo que nos quieras contar de tu aventura?

Manuel: Sería muy difícil destacar una sola anécdota de los 9 días. Me quedo con la manera en la que personas que no se conocen de nada comparten sus pensamientos, sentimientos e incluso sus miedos sin ningún tipo de reserva. Me quedo con la fortaleza de los lazos que se crean entre ellas en apenas unos días.

Sin embargo la habitación 209 fue una anécdota continua desde el primer momento en que entramos en contacto Vincent (AEGEE Castellón) y Alaa Abdelqader (Jordania) y yo.  Personas ejemplares en todos los aspectos y a las que espero volver a ver en cuanto sea posible.

Nada de esto habría sido posible sin AEGEE-León, sobran las palabras para describir la gratitud que siento hacia la asociación.

19748377_10155060199943557_2027869167716968115_n (1)

 

AEGEEROS VIAJEROS: YOUTH EXCHANGE EN DINAMARCA

Del 01 al 09 de junio 4 socios de AEGEE-León participaron en el Youth Exchange “Drink With Sense” en Stenløse, Dinamarca. Gracias al programa Erasmus+ los gastos de alojamiento, transporte y manutención están cubiertos además de los materiales del intercambio, por lo que nuestros socios tuvieron la suerte de tratar el tema de alcoholismo en jóvenes de manera económica.

 ¿Habías participado anteriormente en el programa de Erasmus+? ¿Qué es lo que te motivó a participar?

Ayla: Este tipo de programas siempre fue lo que más me gustó de AEGEE-León, ya que te permite viajar por el mínimo de dinero, además de conocer muchísima gente, mejorar tu nivel de inglés, y aprender sobre una temática X. Además una vez finalizado el proyecto te dan un certificado donde se muestra las habilidades que has obtenido, así que no podría pedir más.

Elisa: Claro, una vez que empiezas no puedes parar. He estado en dos Training Courses, en República Checa y Turquía, y de Erasmus en Irlanda antes de este proyecto… y los que quedan por venir.

Itziar: Primera vez pero no última, a parte de un Erasmus estudios que hice en Portugal.

Mourad: Si, ya llevo varios hechos, esto es un no parar….Ir a un país en el que nunca había estado, conocer gente y culturas nuevas….

Háblanos un poco de la temática, parece interesante ¿no?

Ayla: Fue más interesante de lo que me esperaba ya que nos centramos en el alcohol desde todos los ángulos: cultural, social y consumo en exceso. Debatimos el tema sobre todo por las diferencias entre países, hablando sobre todo de las tapas de León

Elisa: y curioso, sobre todo cuando se celebra en un país del que tenemos una imagen tan aceptable, ¿no? Pues ve a la estación de trenes de Copenhague un jueves a mediodía y empezarás a entenderlo. El salir de cortos o de botellón no es nada en comparación con la cultura que hay respecto al alcohol allí: nosotros bebemos (normalmente acompañando una comida) para reunirnos con gente, allí se bebe por beber.

Itziar: La temática fue muy interesante sobretodo ver todas las diferencias y similitudes que hay entorno al alcohol con otros países, sigo prefiriendo el tapeo español que como se bebe en el resto de Europa.

 

Mourad: ¡La verdad es que si! Un tema en que todos los socios podemos compartir nuestra experiencia con total libertad y enriquecernos de otras culturas

 

 

 

¿Habías estado anteriormente en Dinamarca? Aprovecharías para viajar, ¿verdad?

Ayla: Siempre me había llamado la atención Dinamarca pero nunca me había podido permitir el viaje, por eso al ver este proyecto no pude resistirme. Además los 4 nos animamos a ir 2 días antes para visitar por nuestra cuenta Copenhague y además cruzar a Suecia y visitar dos pequeñas ciudades: Mälmo y Lung, ¡sin lugar a duda supimos montárnoslo bien!

Elisa: No, pero siempre había querido visitarlo, así que cuando vi la oportunidad: ¡ni me lo pensé!.

Itziar: No había estado nunca pero siempre quise conocer los países nórdicos y este proyecto fue una oportunidad perfecta para conocer Dinamarca y Suecia sin arruinarte, que por cierto son dos países preciosos.

Mourad: No había estado pero lo bueno de estos proyectos es que te dan dos días extra para poder visitar lo que más te apetezca . Y visitamos algunas ciudades de Suecia y Dinamarca


¿Qué tal fue la experiencia con jóvenes de tantos países?  Teniendo en cuenta además de que es un proyecto centrado en el alcohol…

Ayla: Lo mejor siempre es la gente, el poder conocer jóvenes de toda Europa, con culturas totalmente diferentes a la nuestra es único. Además, entre todos discutimos muchísimo el tema del alcohol en la sociedad y fue realmente interesante

Elisa: Si hay algo que te permiten estos proyectos es conocer a gente increíble de todas las partes de Europa, y esta vez tampoco defraudaron.

Itziar: ¡Genial! Fuimos un grupo muy bueno que nos llevamos todos súper bien y la gente era toda abierta, simpática y se implicaron en el evento. Lo cierto es que antes del programa pensé que tendríamos prohibido beber durante este, sin embargo no estaba prohibido e hicimos alguna fiestecilla con cervezas.

Obviamente había gente de todos los tipos: que beben que no, que no bebían mucho, que no les gustaba o que abusaban.

Mourad: Una experiencia gratificante, que no dudaría en repetir. La experiencia con los jóvenes es inolvidable y gracias a las redes sociales aún mantengo contacto con algunos. Y con lo pequeño que es el mundo seguro que nos volveremos a ver

¿Repetirías?

Ayla: ¡No puedo esperar a que salga el siguiente!

Elisa: ¡Por supuesto!

Itziar: Ya estoy buscando el siguiente proyecto…

Mourad: Como ya he dicho antes, esto es un no parar ¡y en julio voy a dos!

 

Entrevista a nuestro socio del mes de Mayo…Marco!

Este mes (un poquito tarde como marca la tradición) hemos querido reconocer a un socio especial para la asociación, que además termina ahora su Erasmus en León…Marco del Vecchio!

18620310_1300579386661924_1105022966116063639_n

Leoncio: Hola Marco! Grrr! Enhorabuena por ser el socio del mes!
Cuéntanos; ¿Cuándo y cómo conociste AEGEE?

Marco: De antemano, ¡gracias a todos por haberme elegido socio del mes! Es para mí una línea de llegada muy grande. Os hablaré de cómo llegué a León, y de cómo conocí AEGEE en el mismo cuento.

Llegue a León hace 9 meses casi, el 5 de Septiembre, junto con Alessandro, mi compañero de piso: fue el “viaje de la esperanza”, sin tener ni idea de cómo se hablaba español: imaginaos cuando hemos descubierto que la gente no hablaba inglés: ¡¡un desastre!! Ya el día siguiente fuimos a Relaciones Internacionales para hacer el certificado de llegada y fuera de ahí encontramos a nuestra Esther, ¡con su bici! Nos había oído hablar italiano y se presentó, diciendo que la misma noche (era un martes) había una fiesta en el Traga, si nos apetecía ir. Le dimos nuestro número de móvil (el numero italiano, ¡claro!) aunque esta noche no fuimos al Traga porque estábamos demasiado cansados.

Fue Esther a hablarme de AEGEE, y me enteré de la Asociación también mediante Relaciones Internacionales y la semana de bienvenida: ¡¡de hecho pensaba que AEGEE y los voluntarios de RRII eran la misma entidad!!

Supe algo más a la cena de bienvenida, donde conocí a Laura (que fue muy gentil conmigo desde el primer día) y Daniel, que se perdió por la calle y llevaba a Leoncio – y yo pensaba ¿Qué hace este tío con un peluche?

Por fin, con el viaje del Sella conocí bien a Paula y Daniel y desde ahí empezó mi relación con AEGEE…

 

Leoncio: ¿Qué opinabas de la gente de AEGEE como Erasmus?, y desde que eres socio, ¿Ha cambiado esa opinión?

Marco: En principio pensaba que los chicos de AEGEE tenían que estar con nosotros solo porque era su trabajo y porque cobraban, y claramente no daba mucha confianza a ellos. Pero, desde cuando he empezado a llevarme con Daniel, Cristina y Paula, pensé que eran también buenos amigos, ¡muy buenos amigos! Recuerdo una noche, creo, al final del mes de Octubre, que salimos Paula, Cristina y yo (solo los tres, porque todos los demás estaban en Portugal) y nos contamos nuestra vida, y el tiempo pasó tan rápido que no nos dimos cuenta que eran casi las 4 y media de la mañana.

Y también, cuando pregunté a Daniel: “¿Cuánto cobráis?”

Él: “Qué va, somos voluntarios”

Yo: “Venga, conmigo puedes ser sincero, no se lo digo a nadie”

Él: “¡No cobramos nada!”

Yo: “¿Y Laura?”

Él: “Ella tampoco”

¿Sabéis qué? No le creí mucho, pero bueno, ¡es mi culpa porque soy un desconfiado! Pero, después de mucho tiempo, ahora sé que es así.

La gente de AEGEE es maja, disponible y amable. A veces alguien tiene su comportamiento raro o hay alguna discusión particular, pero bueno somos todos humanos, y claramente eso pasa.

19656965_1339643892755473_2483099989339878504_n
Leoncio: ¿Qué es lo que mas te gusta de AEGEE?

Marco: Lo que más me gusta de AEGEE es la actitud y la gana de ayudar a los Erasmus, como si fueran nuestros tutores, ¡aunque sean chicos de nuestra edad! No todos en este mundo quieren hacer algo sin retribución, y para mí esto es decir que tienen en el corazón un objetivo muy importante. Somos voluntarios, y al mismo tiempo, humanos: en los viajes, los organizadores son humanos porque se emborrachan por la noche, pero son responsables porque aprenden cosas de las ciudades que visitan aunque no sean guías turísticos, ¡y son los primeros a levantarse!

Y además me gustan los viajes que organizan, la fiesta, el puterío…..xD

 

Leoncio: ¿Y lo que menos?

Marco: Pues, lo que no me gusta es que si hay que votar algo, solo tiene que votarlo la Junta: a ver, si uno paga su cuota y es socio activo, creo que tiene derecho a votar algunas cosas para el bien de los Erasmus y, si eso no puede pasar por unos reglamentos (que yo no conozco, lo digo con toda sinceridad), opino que alguien de la Junta deba tener el cargo de ser portavoz de las ideas de los demás: democracia ante todo.

18622132_10209358303937937_4687413677050898791_n

 

Leoncio: ¿Porque decidiste apuntarte a AEGEE como socio local? 

Marco: Decidí apuntarme a AEGEE como socio local porque quería participar en el Agora de Enschede: sería la primera vez para mí y me habría gustado mucho, aunque al final no pude ir porque empecé con los exámenes.

 

Leoncio: Como eres también Erasmus, ¿qué recomendarías para motivar a los otros erasmus para que se unen a AEGEE también?

Marco: Bueno, no haría ninguna recomendación particular porque es algo que viene por dentro de nosotros: si alguien tiene gana de formar parte de una asociación así importante y sin obligaciones, ¡que lo haga! Como he hecho yo, que he tenido la oportunidad de conocer a gente nueva, de otras antenas, organizar viajes y participar a Summer Universities o Agorae: además es una solución eficaz para no tener mucha nostalgia del Erasmus 🙂

 

Leoncio: ¿Te quedas con algún recuerdo bonito de tu estancia en León?

Marco: Hay muchos recuerdos bonitos de mi estancia aquí en León, y como ya se acaba mi Erasmus es muy triste pensar a todo lo bueno que he encontrado por aquí. A comenzar de las personas que he conocido: no voy a hacer nombre para no aburrir a nadie, pero cada persona me ha dejado muchas cosas y me ha hecho aprender mucho, y no hablo solo de amigos Erasmus, si no de chicos de AEGEE con los que me llevo mucho.

Nunca me olvidaré de la fiesta del Traga, de las copas gratis, de los martes de fiesta, ¡y de los miércoles de clase!

Nunca me olvidaré de los viajes, de la lluvia de Sevilla, del hombre desnudo de Granada, de las gitanas con el romero de Córdoba, de las subidas de Toledo, de la francesinha de Oporto… Nunca me olvidaré de las personas que en este año me han dedicado solo un minuto, y de las que me han dedicado todo el Erasmus.

Si pudiera volver atrás, debería hacerlo con todos lo que han hecho parte de esta aventura.

 

Leoncio: Ahora cuando vuelvas a Italia, ¿querías unirte a AEGEE en tu ciudad?

Marco: Lamentablemente, no hay AEGEE en mi ciudad (hay solo ESN), y como es una ciudad del tamaño de León, no es fácil crear dos asociaciones para Erasmus. En Octubre me gradúo, así que estoy seguro que en cualquier ciudad que vaya de las que tengo pensadas para hacer el Máster, pueda unirme a AEGEE. Si me quedara en Lecce, intentaría crear yo una antena. Pero, de momento, tengo otros objetivos, y otros caminos para tomar así que solo espero poder entrar en otra antena, en cuanto haga mudanza.

Leoncio: ¿Vas a recordar bien esta experiencia en León? ¿De qué te vas a acordar especialmente?

Marco: Sí, voy a recordar bien mi experiencia en León, aunque no tengo buena opinión de la Universidad, de sus profesores, de los métodos de evaluación y hablaría de esto hasta mañana, aunque haya aprobado las diez asignaturas que tenía.

Voy a recordar todo desde el primer día, todo lo bueno que me han hecho y me han enseñado. Voy a recordar cada calle del Húmedo, el frío del invierno, el calor del verano, la diferencia de temperatura de 20° entre la mañana y la noche, el mítico “hasta luego” que los leoneses traducen en “hasta luo”, la gitanilla del pelo rojo que siempre bebe su cerveza en todas las calles de la ciudad, la Candamia, el parque del Domino’s, la Semana Santa y Genarín, la idea de emborracharse (casi) todos los días de los españoles, las noches al Harley, al Traga, al Glam, al Studio 54, las ratas por la calle etc..

Voy a recordar especialmente a las personas que me han abierto el corazón y que ahí se quedan, a mis amigos de México, de Italia, de Francia, de Lituania, de Alemania, de Estados Unidos…

Voy a recordar AEGEE y le doy las gracias por todo lo que ha hecho para mí este año.

Y voy a dar un “In bocca al lupo” (una manera italiana de decir suerte) a la nueva Junta, ¡esperando que sea al nivel de la pasada!

 

Por fin, quiero terminar con un consejo para todos: si sois de AEGEE, antes intentad ser amigos entre vosotros, ayudaos entre vosotros, porque es el espíritu correcto. Si alguien se equivoca durante su camino, durante su vida, haced de manera que encuentre el camino correcto, la vía adecuada.

Siendo solidarios, AEGEE mejora y mejoran las relaciones interpersonales.

Un fuerte abrazo a todos!

Leoncio: Gracias Marco! Te queremos!