Inicio » Uncategorized » Experiencias en un Youth Exchange

Experiencias en un Youth Exchange

Una de las opciones que da AEGEE-León para viajar y ampliar conocimientos son los Intercambios Juveniles o también conocidos como Youth Exchanges, desarrollados gracias al Programa Erasmus+. Uno de los últimos tuvo lugar en Palermo, Italia, el pasado mes de marzo, en este caso la temática del intercambio era sobre “Graphic Youth”. 12909679_800190200082274_3204144645793020349_oLos participantes jóvenes de diferentes países como República Checa, Hungría, España e Italia pudieron aprender y compartir sus ideas sobre la novela gráfica. A él asistieron varios socios de AEGEE-León y en esta entrevista nos cuentan cómo fue su experiencia en esta aventura.

El idioma preocupa a muchos de nuestros socios, ¿consideras que tu nivel de inglés fue un problema? ¿Repetirás?

-Asier: Para nada, es verdad que muchas veces el idioma suele asustar a muchos jóvenes a participar en este tipo de proyectos. Teniendo un nivel muy básico de inglés puedes desenvolverte sin problemas en los eventos, si tienes ganas de comunicarte y conocer gente, el idioma no tiene que ser un obstáculo

-Jorge: No, no lo fue. Y sí, repetiría 😉

-Sara: ¡Para nada fue problema! Soy de las que piensa que, si pones ganas e interés, siempre acabas entendiéndote con la gente. Dicen que el idioma es una barrera, y puede ser que en ocasiones sea cierto, pero por algo se empieza, ¿no? La soltura se adquiere poco a poco y si nunca te lanzas, vas a acabar perdiéndote muchas cosas. ¡¡El inglés NO es excusa para quedarte en casa!!

-Dayanna: Claro que no, ¡por supuesto que repetiría!

La narrativa ilustrada es una temática interesante, ¿te sentías cómodo/a con ella? ¿La educación no formal os ha ayudado a aprender mucho más sobre ella?

-Asier: Me sentí totalmente cómodo. Aunque no conocía mucho el tema, el proyecto me ayudó a hacerme una idea sobre la narrativa ilustrada. La educación no formal me permitió aprender sobre el tema a partir de actividades y escuchando y viendo a los demás grupos y participantes.

-Jorge: Sí, aunque a veces las actividades se volvían un poco repetitivas.

-Sara: Cuando llegué estaba un poco perdida con el tema, sabía bastante poco o, más bien, nada. Aún así, tuve la suerte de que había muy buen rollo en el grupo y gente muy diversa, enseguida me sentí cómoda. En los talleres todo el mundo aportaba su granito de arena, dando ideas o incluso dibujando (había auténticos cracks del cómic, capaces de hacerte un retrato en menos de 10 minutos). Además, teníamos un montón de material de “graphic journalism” que daba pie a conversaciones y debates muy interesantes sobre temas de actualidad, y al final siempre acabábamos divagando (sobre todo con los portugueses). Tras el intercambio, puedo decir que he aprendido mucho, que gracias a gente con puntos de vista muy interesantes, he despertado curiosidad por cosas que nunca hubiese imaginado y que ha sido una experiencia muy enriquecedora.

-Dayanna: Sí, además no sabía mucho del tema y tenía mucha curiosidad y la verdad es que me aclararon muchas cosas en el intercambio.

Sin título1

Seguro que tenéis geniales anécdotas después de tanto tiempo juntos y de tantos workshops e international nights, ¿me equivoco?

-Asier: Anécdotas varias. Auto-stop con muchos personajes, terminamos hablando italiano con unos señores mayores que nos invitaron a su casa en un pueblo perdido en el monte, terminamos jugando con los niños del pueblo. Y entre los participantes… hay gente para todo, por lo que anécdotas graciosas hubo varias.

-Jorge: En el free day fuimos a un pueblo a una hora de Palermo en tren y volvimos haciendo autostop… bastante difícil, pero divertido. Nos bañamos en el Mediterráneo. Por ejemplo, yo recibí la llamada de un personaje de Godrano… fue bastante gracioso y curioso. Viajábamos del pueblo a nuestra casa en camioneta, en la caja de una pick-up y la policía ni tosía, jajajaja

-Sara: Desde recorrernos los pueblos de la Sicilia profunda en nuestros ratos libres, haciendo autostop a lo ‘Pekín Express’, hasta acabar bañándonos en una playa privada en pleno marzo en las aguas cristalinas de Cefalú. También podría contar el momento que la policía nos saluda y se parte de risa al vernos pasar ocho personas en un coche enano o cuando el peluquero del pueblo decide dejar esperando a un cliente e ir a buscar su coche para llevarnos de excursión a ver un castillo. Otra cosa que ahora me hace gracia recordar, (en el momento no me hizo tanta) fue cuando me di cuenta de que había reservado el billete de vuelta el 24 de abril, en vez del 24 de marzo, por suerte pude arreglarlo.

-Dayanna: Pues uno de los últimos días en Palermo decidimos ir a ver Cefalù, un pueblo que estaba cerca y era precioso. Fuimos en tren y decidimos que a la vuelta volveríamos haciendo auto stop. Éramos 5 personas así que para hacer auto stop nos dividimos para tener más posibilidades. Yo iba con un chico y estuvimos un buen rato para que nos parara un coche, ¡y eso que había mucho tráfico! Los italianos no saben mucho de inglés y nos costaba mucho comunicarnos con ellos porque nosotros no teníamos ni idea de italiano. Finalmente paró un coche. Eran una pareja joven, súper simpáticos. Iban a un pueblo que estaba de camino a Palermo y nos dejaron a la entrada de una autopista. Allí nos encontramos a nuestros amigos. Nos contaron que también les cogió un coche que solo podía dejarlos ahí. Y ahí en la entrada a la autopista estuvimos haciendo auto stop todos otra vez. Nuestros amigos subieron a un coche que iba hacia Catania pero podía dejarlos más cerca de Palermo. Nosotros dos seguimos esperando a que nos parara algún coche. Pasó bastante tiempo y finalmente paró un chico que podía dejarnos de camino también. Nos contó que era profesor y también criticó mucho la obsesión que hay hoy en día con los móviles, sobre todo lo de que los niños pequeños ya andan con eso. Yo estoy totalmente de acuerdo con él. Nos dejó en Termini Imerese que estaba aún un poco lejos de Palermo. Estuvimos un buen rato esperando pero ningún coche nos paraba y mi amigo se puso a hablar con una pareja que estaba en el coche parada para que nos acercaran a la estación del tren. En 5 minutos llegamos y justo faltaban 5 minutos para que llegara el tren hacia Palermo. La cena era a las 20.00 y nosotros llegamos una hora más tarde. Fue una experiencia muy divertida. Los otros 3 tuvieron mucha más suerte y sí llegaron a la cena.

Sobre el APV (Jorge): ¿Qué te aportó el APV? ¿Consideras que aprendiste más sobre E+ y la redacción de proyectos?

Poder conocer al resto de organizaciones y sobre todo a la gente de Maghweb. Ultimar los detalles del futuro exchange. Conocer mejor los detalles del exchange para transmitirlos más tarde al resto de participantes. Y claro, conocer la ciudad y gente nueva. Sobre los proyectos Erasmus + aprendí bastantes detalles que desconocía.

Sin título

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: