Inicio » experiencias

Category Archives: experiencias

Interview to Gunnar Erth. Creator of the AEGEEan magazine Golden Times

Today we have the pleassure to introduce Gunnar Erth, one of the most iconic members in AEGEE. He joined AEGEE in 1995, attended almost 150 events, including 30 Agoras, and organised more than 20 events. He created the Golden Times, an amazing magazine about AEGEE people and events, and, as Gunnar says, ”it has actually more fans than the AEGEEan magazine!!!”

(Here you have the link to the facebook page of the Golden Times: https://www.facebook.com/aegeegoldentimes/?fref=ts )

 

1995AgoraAmsterdam12.jpg

So, let’s start, the objective of this interview is to get to know better Gunnar, and also his opinions about AEGEE.

Marcos:Which one is the top 3 of events that you have been in?

Gunnar: It’s hard to choose, since I went to roundabout 150 altogether. So I will choose an Agora, a Summer University and a European School. My favourite Agora was Agora Maastricht in April 1998: with 1150 participants it was the biggest Agora ever; I was Network Commissioner back then and therefore enjoyed very much meeting all my antennae. Moreover, my two best friends at that time were delegates too and we were sitting together in one of the back rows for three days, making jokes all the time. That was incredible fun! It was also a very dramatic Agora with the CD resigning, that was a true soap opera! One of the most spectacular things of that Agora was also the swimming pool party in a pool next to the gym – one of the best parties AEGEE ever saw!

agora98maastricht36 (1).jpg

M-And the other two events?

Gunnar: The best SU I attended was the TSU Via Egnatia in 1996, it was also my first SU. AEGEE-Skopje, AEGEE-Thessaloniki and AEGEE-Istanbul created this three-week long SU, with great lectures and workshops about the culture, history and conflicts these countries had with each other; we also saw great places, enjoyed an incredible hospitality, ate great food and had awesome parties. It was just perfect. The third event was a European School 1, a week-long training, for which I had the honour to be ES Manager. It was the ES1 in Stana de Vale, in a Romanian mountain home of the university of Oradea. We had the perfect staff, great participants, made an amazing programme – we had so much fun! It was also hard work to arrange lectures and case work for the participants from 9 am till 7 pm, followed by awesome staff meetings and parties till the early morning. We hardly slept for a week, but everyone enjoyed it. It was so successful that nearly the identical trainers team organised another ES1 in Pécs six months later.

viaegnatia097.jpg

M- How do you compare the AEGEE of the past which the present one? What do you miss in AEGEE now that it used to have?

Gunnar: AEGEE has changed a lot over the years. 15 years ago we had much more projects and thematic events, which made people travel a lot more. In Spain people also visit each others’ events also today, which is great. Now imagine the whole network doing it, because nearly every weekend there is at least one thematic congress somewhere in Europe! People also discussed more issues, mainly on the mailing list. What is better today: we didn’t have Facebook or other social media; people know each other much better on this private level nowadays.

 

M-What are your biggest achievements?

Gunnar: My favourite year was the year in the NetCom; I really felt I could make a difference, helping and motivating people. Also my involvement in the AEGEE Academy was fun: I managed five ES1, two PRES, one Project School and was trainer at several other of similar trainings. I don’t really know whether there is someone who organised more European trainings. The third achievement was being chief editor of the Key to Europe for five years, including making the 20 th Anniversary Book In 2005.

IMG_0072.jpg

M-Which persons have been more important to AEGEE?

Gunnar: Oh, there are so many. Next to the AEGEE founder Franck Biancheri I would like to mention two: Georg van der Gablentz gave AEGEE unity and a new vision after difficult years in 1990; he opened AEGEE up to the East and made it a truly European network. And Bernhard Müller, the father of Network Commission and AEGEE Academy. I am surprised that he is not honorary member.

M-How did Golden Times born?

Gunnar: In January 2011 I was coordinator of Les Anciens when I got the idea to create an online magazine for this AEGEE alumni association. It was called Golden Oldie. Since I wanted to create a bridge between AEGEE and Les Anciens, the Golden Oldie also featured articles about AEGEE. It became an instant success among AEGEE readers, so the content about AEGEE constantly grew. Some AEGEE members saw it and copied the idea – they created the AEGEEan magazine in autumn 2011. Three months later some oldies demanded that the Golden Oldie should just focus on Les Anciens matters. At the same time the alumni members were not really willing to contribute. So I duplicated the magazine, left the Golden Oldie to the Les Anciens board and created the Golden Times. Nobody in Les Anciens continued with the Golden Oldie, so it died – and I am still doing the Golden Times, which has actually more fans than the AEGEEan magazine…

M-What AEGEE means to you?

Gunnar: AEGEE is family. Nearly all of my friends are or were in AEGEE, so it’s become completely intertwined with my life. Moreover, AEGEE is a perfect utopia for me: a place where Europeans live together in harmony, without mental or physical borders. It’s simply beautiful.

agorachisinau0693.jpg

M- After all this years, I’m pretty sure that you have hundreds of anecdotes and funny stories to tell us, could you tell us one?

Gunnar: Too many indeed! My first big hitchhiking experience was going from Budapest to an Agora in Amsterdam. One girl cancelled in the last minute, so we ended up being three people, which was very difficult. Once a van with some alternative-style people took us and we desperately tried to explain them that we wanted to go to a serious event in Amsterdam. They were just laughing and said: “We know these serious events in Amsterdam!” Soon after our ways parted and they let us out on the motorway. The three of us had a lot of bags, so we grabbed our things and left. Two cars and a few hundred kilometres further on one of us said: “Come on, who of you owns this white bag I am carrying? Take it yourself!” We just looked at each other: “This is not ours.” It turned out that by mistake we took a bag full of food and CDs of the guys in the van…

agorachisinau0645.jpg

 

Good bye and thank you so much for answering the questions and for keep working in the most famous and beloved AEGEEan magazine, the Golden Times.

Marcos M

La vida después del Erasmus

Siguiendo con las innovaciones en Trotaleoncio, queremos presentaros una nueva sección donde estudiantes internacionales nos cuenten cómo vivieron sus días en León. Para comenzar, tenemos a Alejandra Gabriela García López que vino desde México y nos acompañó durante 6 meses.

Estas son sus palabras al pedirle que nos contase cómo fue su experiencia personal en nuestra ciudad.

“León es una ciudad muy pequeña y muy bonita para vivir. Además, me parece muy interesante. Antes de llegar no tenía idea que sus edificios y calles tuvieran tanta historia, además de que son bellísimos, la arquitectura es completamente distinta a la de mi ciudad en México. La Catedral me encanta, siempre tenía que pasar frente a ella para ir a casa después de ir de fiesta, las letras para hacer fotos después del martes de Erasmus y andar de tapas por el húmedo son cosas que no voy a olvidar.

Me gusta tambi12721628_10208541029820210_1048399595_nén la seguridad de la ciudad, pues puedes andar a cualquier hora y sentirte tranquila. Además, tuve una excelente experiencia de trato con la gente. El ambiente que se genera entre los erasmus está increíble.

Una de las partes más importantes de esta experiencia para mí fue participar en las actividades organizadas por AEGEE-León. Pienso que es una gran oportunidad para conocer a todos nuestros compañeros de intercambio. La actitud de los chicos fue buenísima y siempre me apoyaron tanto en asuntos académicos como sociales, referentes a la vida cotidiana en la ciudad, e incluso personales. Los viajes con ellos fueron buenísimos pues además de realizar el city tour y conocer más de la historia de las ciudades, íbamos de fiesta y con la confianza que ya teníamos, hacían el viaje menos cansado y más divertido.

No sé qué fue lo que aprendí específicamente de León o de España. Me encanta la forma de hablar y de expresarse que tienen, tienen frases buenísimas que ahora utilizo en México aunque creo que nadie me entiende, pues a pesar de que hablamos el mismo idioma hay muchísimas diferencias. De la cultura algo que me gustó muchísimo es que le dan más importancia a las experiencias que a las cosas materiales.12167331_10208541029660206_2011174555_n

El impulso que le dan a los intercambios es muy importante para crear redes, de conocimiento, de cultura, de amistad. Todos nos preocupamos por la vida real y por tener un trabajo y lograr nuestras metas, sin embargo veo que también piensan que viajar, convivir y conocer gente de todo el mundo es algo que todos debemos hacer con nuestra vida.

Pienso que ningún Erasmus puede elegir una mejor experiencia, pues es en sí conocer a todas esas personas que se convirtieron en amigos y familia estando lejos de nuestro hogar, con las que descubrimos nuevos lugares, salimos de fiesta y compartimos momentos increíbles e inolvidables.”

1421385_10208541029940213_89876053_n

Muchas gracias Alejandra por tus palabras de cariño y por el tiempo dedicado a escribir estas líneas. Vuelve siempre que puedas porque León es tu segundo hogar.

I.M.

MI 1ª EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO, Şanlıurfa, TURQUÍA 2013 por Juan Ducal

AEGEE+Erasmus+_Transparente_pequeño

Llevo tiempo queriendo hacer esto, por mí, por AEGEE. Es una de estas cosas que sientes que se lo debes a quién lo ha hecho posible (en este caso es una asociación y no una persona, pero sin olvidar que lo que hay detrás de esta asociación son personas). Por lo visto es un sentimiento bastante frecuente entre las filas de nuestra asociación. Me ha costado bastante sentarme a hacerlo por varios motivos, entre ellos la falta de tiempo y el que honestamente es el de más peso, no puedo describir con palabras lo que viví ni las puertas que me ha abierto

.en turquia los perros conducen motos

Todo comenzó una monótona tarde, haciendo las tareas de la universidad en lo que era mi 3er año de carrera. Ya estaba un poco cansado de la rutina, la ilusión inicial por estudiar una carrera universitaria se iba apagando y empezaban a apetecerme otras cosas. En mi bandeja del correo de la universidad leí algo de “AEGEE”, “viajar”, “Europa”… rápidamente lo ligue con los interrailes, algo que me seducía lo suficiente como para querer invertir un verano en eso. La cuestión de aprender otros idiomas también acosaba mi mente, y estaba convencido que la mejor forma de aprender un idioma era necesitándolo, creo no haberme equivocado. La motivación por ver mundo me viene desde que tengo memoria, y es que creo que con esa condición se nace, algo te llama y que está por otros lares. Hasta aquí todo normal ¿Cuál era mi problema? El problema de muchos, el dinero, la grasa que lubrica los engranajes de este mundo. De poco te sirve estar lleno de ilusiones cuando quieres competir en una carrera -y es que si algo me ha enseñado mi formación en economía es que todo se parece bastante a una competición, hasta las oportunidades- contra un adversario que va en un Ferrari y tú en unas zapatillas roídas.

Birecik

A pesar de tener el horario bastante apretado -y es que al ser un pionero bolonio, al principio parecían tomarse en serio eso de tener que ir con regularidad a clase, precisamente las asignaturas que menos invitaban o necesitaban de ello, lo que a ojo de buen cubero no es una casualidad- y que la reunión se aproximaba peligrosamente a la hora de comer, después de las últimas clases de la turna de mañana; decidí en acto heroico acudir a tal charla. No pocas fueron las voces que me dijeron que perdía mi tiempo, que fuera a comer para casa y que me dejara de bobadas (voz de peso) o la que personalmente más me gusto: “Van a venderte una aspiradora o algo”. Allí me planté  yo, me acerqué a las pocas caras conocidas que vi entre los escasos sitios libres que había (a día de hoy soy consciente de que no fue casualidad, otros jugaban con información más privilegiada que la mía) y me dije a mi mismo: “bueno, de haber sido engañado para adquirir una multipropiedad; a mal de muchos consuelo de tontos”.

La charla comenzó, mi atención creció de forma exponencial desde –somos una asociación europea de estudiantes, pasando por –tenemos descuentos en varios establecimientos; llegando hasta –organizamos unos “eventos” llamados summer universities donde por poco dinero puedes viajar, aprender sobre distintas materias… Mi asombro era bíblico, tanto que olvidé hasta el hambre que tenía (consejo para reclutar, alejar reuniones de la hora de comer, sinceramente; una persona gobernada por su estómago). Apelé en ese momento al credo guerrillero, ese que dice que siempre esperes lo peor para que no haya sorpresas, y tragué saliva. Todo parecía tan bueno que, razonablemente; lo siguiente sería firmar con sangre un manuscrito surgido de una llameante grieta en el suelo. Nada más lejos de la verdad, lo siguiente fue una pregunta que ya me hizo saltar del pupitre, “¿Quién está interesado en ir a un intercambio a Turquía en 10 días?” A mí me dio todo igual, ni precio ni condiciones ni nada, quería ir como loco y así lo solicité. Como había más voluntarios que plazas se sometió a juicio en base a una “motivation letter”, se me admitió y en el proceso mucha gente vino y se fue, a mí me dio igual; yo estaba dentro y tenía una muy buena corazonada. Decir tengo, para quién no lo sepa; es imposible encontrar mejores condiciones en cuanto a financiación para viajar que las que ofrecía YIA y las que ofrece ERASMUS+ ahora. Si las encontráis mejores, ¡os pido por favor que me lo hagáis saber!

Lo que le siguió al proceso de admisión fue frenético. Colarme para el pasaporte, hacer papeles, enviar papeles…Juan Ducal (el de gafas) con compañeros del intermcabio y lugareños solamente crecían los nervios. Llegan los primeros impedimentos, exámenes de la universidad. Decidí confiar en mí mismo y hacer el viaje, posponiendo un poco el tema de las clases. Llega el día de comprar los billetes, ahí estamos los 6 valientes, sin conocernos de nada. Nos hacemos bromas, nos rompemos la cabeza para poder ir juntos y poder aprovechar el tiempo en Estambul de la mejor forma posible. Compramos nuestros billetes a un precio más que razonable. Nos disolvemos. Alguien escribe por el canal de WhatsApp (bendita tecnología, como ha facilitado todo esto), “oye, nuestros billetes pone que nos vamos a EEUU”. ¿¿Cómo??. Tal cual, nuestros billetes tenían de destino los Estados Unidos de América. –En este punto estrés a nivel de ulcera, debo añadir-.

Nos atrevemos a ir, al final todo una confusión del sistema. La duración y precio del billete no se correspondía a cruzar el charco (esa gesta habrá que dejarla para cuando estemos más preparados). Yo tenía una experiencia muy vaga en viajar, algunos compañeros míos estaban más experimentados e hicimos piña. Por el momento solo españoles, todo en familia.

Llegamos al destino después de unas cuantas horitas en el aeropuerto, vamos calentando los motores del inglés. Hay que cambiar de idioma que esto es algo internacional. Nuestros colegas en el proyecto son de Lituania, Rumania, Bulgaria y Turquía. Contándonos a nosotros 5 países con 6 participantes cada país, en la práctica fuimos alguno más ya que había otras personas involucradas, es solo para que os hagáis una idea del tamaño del grupo. Cuando llegamos los españoles estábamos prácticamente solos -ver para creer, españoles llegando pronto, y es que tuvimos un comportamiento ejemplar a cuanto horarios-.

Estábamos muertos de pánico… Aquello era otro universo, daba miedo. Las personas nos seguían por la calle, solamente podíamos identificar un par de marcas conocidas por la calle, nadie hablaba inglés… Si del amor al odio solo hay un paso, del miedo a una de las mejores experiencias de mi vida; solo medio. No quiero entrar en detalles de mis vivencias ni de mi aprendizaje –aunque el proyecto iba sobre música y ahora me sé un par de canciones en idiomas chulos- porque es algo muy mío y que espero que algún día algo muy similar sea muy vuestro. Los lugareños estaban encantados de tenernos por allí, éramos los 1os europeos que veían en su vida. Estuvimos en Urfa, Siverek, Estambul… Un montón de sitios, la “piscina de Abraham”, su castillo, varias mezquitas… Indescriptible. Tanto me gusto que en 2015 decidí repetir la visita a esta provincia, visitando Los estragos del tiempoGaziantep y Birecik entre otros. Una experiencia también que no puedo describir, para nada defraudado tras mi 1era visita. Fue enriquecedor a su manera.

¿Qué saqué de todo esto? Deciros que aún mantengo  amigos de mi 1ª experiencia -y que no ha sido la última, que no quiero enrollarme-, amigos con los que me he reunido en varias ocasiones, amigos con los que mantengo un contacto constante… No puedo medir cuanto he crecido como persona, lo valiente que creo que soy ahora mismo. Solo puedo animaros a dar el salto a Europa, a dar el salto a AEGEE. Voy a citar un poema anónimo que descubrí en una exposición de un hospital psiquiátrico:

“Cómo un jugador que pierde volveré a perder,

Porque el juego es tirarse.

Ganar es un trago después de 100 meses de sed”

Alguien más lúcido que yo, aunque también más ido; dio con la idea que quiero trasmitir. El juego es tirarse, hay que lanzarse a estas oportunidades. El premio no tiene medida. Como en la película 7 almas: “livelifeabundantly”.

EPM Burgos desde el punto de vista de un Organizador.

El Blog llevaba algo de tiempo parado y he creído que podría ser enriquecedor para todos contar cómo son las tramoyas de un evento medianamente grande y Europeo.

El EPM BURGOS (European Plannin Meeting) fué el primer evento de la serie (antigua EBM) desarrollado en Burgos entre el 17 y el 21 de Febrero de 2015.  Su temática fue las relaciones Europa -Rusia con el sabido trasfondo del conflicto Ucraniano y la planificación del próximo Agora que se celebrará en Asturias. Y yo me siento orgulloso de decir que estuve allí y ayudé a hacerlo realidad.

El trabajo llevaba en marcha mucho tiempo antes de que yo entrase allá por el Ágora Cagliari. Cuándo Puras, Harry y demás me convencieron de unirme a su equipo a hacer las tareas de IT, no sabía en lo que me metía pero a diferencia de lo que se suele decir en estos casos si me lo ofreciesen ahora, lo volvería aceptar encantado.

Un evento grande no es el trabajo de uno sólo, ni siquiera un gran líder podría llevarlo a cabo. Es fruto del esfuerzo, la dedicación y el trabajo de muchos, de un EQUIPO.

Un equipo al que nunca le faltan trabas, algunas accidentales, otras más o menos intencionadas, pero trabas al fin y al cabo. Unos obstáculos que sólo la determinación –y a veces el orgullo personal – pueden superar.

No es concebible un evento así sin la cooperación externa. Mucha gente, mucho trabajo y poco presupuesto. AEGEE es una asociación estudiantil de gente implicada con Europa y que la considera su hogar. Y como tal hogar, debe ser visitado a menudo, lo cuál suele ser difícil económicamente para un estudiante. AEGEE es ese tren que te lleva a casa, y debe hacerlo por solo 50€. Esto es imposible si no te ayuda alguien, no con dinero, sino con un gimnasio, unas aulas, un seguro… ese ángel ha sido, en este caso, la Universidad de Burgos y con ella el Ayuntamiento, la Diputación de Burgos y multitud de empresas que con un pequeño detalle a cambio de publicidad, consiguen llenar el evento.

Suena poético que son más importantes las personas que los medios, pero si algo me ha enseñado este evento es que es una afirmación tan real cómo que mañana saldrá el Sol. Son tantos los detalles que se deben pulir en un evento al que asistirán casi 300 personas que es imposible que uno solo pueda tenerlos en cuenta. Vasos, cuchillos y tenedores se nos habría ocurrido a todos… Pero ¿Y las bandejas? ¿Los cazos? ¿Enchufes? ¿Inchadores? ¿Linternas? Y un sinfín de pequeños detalles que llenan una lista cuanto menos épica.
Y no sólo tenerlos en cuenta. De poco sirve tener una lista si nadie la lleva a cabo. Es indescriptible la seguridad que te da tener un equipo cómo ha sido el del EPM Burgos. Un día desvelado en la cama te preguntas “Habrá pensado alguien en…” y escribes un mensaje antes de que el sueño te venza y antes de que te levantes ya ha contestado alguien “Si, ya estába pensado” y sientes por ello un alivio increíble.

Mi trabajo consistía en un primer momento en el propio de IT, es decir, una Web, redes sociales, alguna forma de pago Online, gestión de correos, dominios… y rápidamente devoraba todo lo que se ponía a mi paso y en lo que podía ayudar. Incoming, lista de participantes, resolución de correos, ideas… Y todo ello únicamente por sentir que estábamos haciendo algo grande y que lo estábamos haciendo bien, formando parte de ese organismo al que no me cansaré de alabar y del que sentía y vivía cada avance como un crecimiento personal y colectivo impresionante.

A medida que avanzaba, a veces me desesperaba y otras me enfadaba, debo reconocerlo. E-Mails con tonos inapropiados -Se cómo es mi inglés, pero alguien dijo por ahí que le hacía llorar los ojos-, con mil y una preguntas de participantes, datos incompletos, preguntas de todas partes  y un sin fin de cosas que no sólo no facilitaban la visa sino que estresaban. ¿Pero no es aburrido un camino sin obstáculos?, ¿no nos perdemos en la montaña cuando queremos disfrutarlo?.

Luego llegaron los nervios, hay que reconocerlo. Las horas (o días) previas al evento te surgen mil y una dudas, incluso de ti mismo. En mi caso estaba horrorizado de que se me hubiese “escapado” algún participante, no pasaba nada, pero estropearía algo que habías concebido e idealizado casi para que fuese de cuento.

De repente todo se calmó. Estaba en la cabina de control del Salón de Grados de la Universidad de Burgos y salvo un cambio de guión que había cambiado un pequeño orden entre los presentadores y nosotros todo iba bien. Quité el último video (de presentación de la UBU) y ya estaba, el EPM inaugurado. Desde entonces todo dependía de nosotros y en gran parte del trabajo previo y estaba seguro de que lo haríamos bien.

No voy a contar sobre el desarrollo, todos los problemas e imprevistos que surgieron… aquello lo vivieron los participantes y deben ser ellos lo que lo cuenten desde su perspectiva. Sólo remarcar que impresionante Luesma conmigo en la sala principal.

Por último, quiero añadir que lo he disfrutado enormemente, he dormido poco -10 horas en tres días- pero me siento enormemente orgulloso de mis compañeros, o mejor dicho amigos que han conseguido que este evento estatutario sea recordado –o al menos eso dicen- cómo uno de los eventos mejor organizados (o el mejor) de la reciente historia de AEGEE.

Muchas gracias,
Solo uno !

“El último giro del círculo” – INTERCAMBIO en Horezu (Rumanía)

Después de haber adquirido una gran experiencia en todo tipo de eventos en AEGEE me llegó la oportunidad de ir representando a AEGEE-León en Europa. Se trata de un Intercambio Juvenil y llevaba mucho tiempo queriendo hacerlo, pero por diferentes motivos no había tenido la oportunidad. Fina
lmente llegó y no dudé en subirme al tren!

El intercambio  se llamaba  “Paper Handicraft Business-Winter Edition” y tuvo lugar en Rumanía, en un pueblo pequeñito al sur de T
ransilvania (no, no vimos ningún vampiro xD) llamado Horezu, del 1 al 9 de noviembre de 2013. Éramos 38 jóvenes participantes de Rumanía (10), Turquía (7), Polonia (7), Italia (7) y España (7).en_horezu

Consistía en aprender y enseñar a hacer figuras de papiroflexia utilizando la técnica Origami para decorar un centro juvenil.

Aunque nuncayouth in action logo se puede decir nunca jamás, éste ha sido mi último evento “oficial” como miembro de AEGEE y para mi significó cerrar un círculo. Círculo que empezó con las pachangas de fútbol, viaje con los Erasmus a Andalucía, LTC, entrada en la Junta Directiva, Ágora, viajes con Erasmus,…, más viajes con Erasmus, ascenso en la Junta Directiva,… y uno o dos martes de fiesta…  Así que tocaba cerrar una puerta o mejor dicho, arrimar una puerta, con un evento de Juventud en Acción (esos “viajes SUBVENCIONADOS” de los que habla nuestro Presidente Adrián) y abrir otra mirando al nuevo Programa Erasmus +, del cual estoy haciendo cursos de formación (también subvencionados) para poder desarrollar estos intercambios juveniles allá donde esté.

Cada isaltando_horezuntercambio tiene una temática principal distinta, pero realmente te llevas otras muchas cosas más a casa. Puedo decir que la experiencia fue la mejor que he tenido en todos los eventos que he participado en AEGEE, aunque echando la vista atrás la pongo empatada con algún otro. ¡¡¡Quién me iba a decir a mí que lo iba a pasar tan bien en un pueblo enano de Rumanía!!! De estas dos semanas me llevo amigos increíbles,  momentos inolvidables,  conocimientos muy útiles, experiencia en la vida,… y también dejo prejuicios que equivocadamente tenemos de Rumanía (aunque algunos me los he traído de vuelta, es verdad que hay rumanas de muy buen ver, guiño guiño).

 

Pablo Tamayo

Socio de AEGEE-Leóntodos_horezu