Inicio » Mejores experiencias AEGEEras

Category Archives: Mejores experiencias AEGEEras

El Ágora de Chisinau

Qué mejor manera de empezar nuestra nueva categoría de Mejores experiencias en AEGEE, que con el mayor de los eventos: un Ágora.

Laura Pérez, Presidente de AEGEE-León, se encarga de contarnos su experiencia en el reciente Ágora de Chisinau, y también nos explica qué es, que hizo allí y porqué se lo pasó tan bien.

AEGEE-León and AEGEE-Udine.jpg

León contó con 4 representantes en el Ágora Chisinau, además de Laura, los socios Borja Pérez, Adrián Guerrero y Andrés Diez. 

El Ágora de Chisinau.

La preparación.

Allá por Julio se abrió el plazo para solicitar asistir al Agora organizado por AEGEE-Chisinau. Para los que no sepáis qué es exactamente eso de un Agora; se trata de la Asamblea de nuestra asociación a nivel Europeo…pero ¿en qué consiste? Básicamente es una gran reunión, con hasta 1000 personas de todos los países de Europa, que se juntan durante 5 días para presentar sus proyectos, votar a los responsables para ciertas tareas y, por supuesto, socializar.

Chisinau, Moldavia…¿dónde narices esta eso? Empecé a preguntar a otros AEGEEros que conocía de Rumanía (pues de Moldavia no conocía a nadie) y todos coincidían en que la mejor opción para llegar era volar a Bucarest y desde allí irse a Moldavia de alguna forma; bien en avión, bus o tren. Mirando vuelos vi como toda la ida pasando por Bucarest y por Iasi (ciudad al norte de Rumanía) me costaría sólo 40€. Así que pensé, pues los compro; y así acabé Agosto con el plan listo para el Agora.

Oros 3 socios de León solicitaron también y por fin anunciaron que todos habíamos sido aceptados.

Y por fin llegó Octubre y el día en que nos fuimos a Bucarest; allí ya nos juntamos unos cuantos a hacer un poco de turismo y nos reencontramos con viejos amigos para poco después volar a Iasi; y he aquí donde empezó la aventura de verdad.

netcom.jpg

Laura junto con Melissa Carreres (AEGEE-Alicante) antigua Netcom.

Junto con AEGEE-Burgos nos dirigimos a la Universidad de Iasi para buscar a algunos de sus socios y coger juntos un bus hasta la capital Moldava. ¿Recordáis el Diluvio? Ese fue el clima que tuvimos desde este momento hasta el fin del viaje; lluvias torrenciales que acompañadas con la falta de alcantarillado dada en esta zona de Europa, convirtieron las calles en ríos. A pesar de la lluvia conseguimos subirnos a un mini bus, en el cual varios pasajeros tendrían que ir de pie durante las horas (4) que duraba el viaje por falta de espacio y tras un rato llegamos a la frontera. Gracias a nuestros pasaportes de emergencia conseguidos en Madrid (os contaré esta historia otro día) no tuvimos ningún problema para cruzar. Tras un registro de nuestras pertenencias y una hora de espera estábamos fuera de la Unión Europea. Llegamos a Chisinau y como os comentaba, la ciudad parecía un gran lago. Nos calamos enteros y por fin llegamos a la localización.

EL ÁGORA.

En los Agorae se duerme en gimnasios, sip, gimnasios enormes además, pues es la única forma de alojar a tanta gente de un modo accesible económicamente. Pues bien este gimnasio era…peculiar; hacía frío, el suelo estaba mojado y se iba la luz…pero no me importó en absoluto, me sentí como en casa. Rápidamente nos registramos y nos dirigimos con los demás a la que sería la ceremonia de apertura.

Moldovan dances.jpg

Bailes tradicionales moldavos durante la ceremonia de apertura.

Bailes tradicionales Moldavos y vino de por medio y se terminó, pero lo mejor comenzaba al día siguiente: los plenaries y prytania! Uf casi me olvido de mencionar a los espectaculares autobuses que nos movían entre los recintos; fabricados allá por el año 1950, por la compañía soviet-bus (o al menos así los describíamos nosotros) eran grandes, muy fríos, oxidados y ruidosos.

Volviendo al contenido: Los plenaries son las sesiones conjuntas e informativas, donde todos los miembros del Agora se juntan en una gran sala y atienden a presentaciones, candidaturas y reports. Los prytania son sesiones menos concurridas con un tema concreto; ya sea una proposal que debemos votar, evaluar algún proyecto o presentar las finanzas de AEGEE-Europe.

Dutchies on the first row.jpg Durante el Agora los participantes pueden tener distintos roles; puedes ser delegate (si representas la opinión y el voto de tu antenna), visitor (si también participas pero no tienes derecho a hablar ni a votar), helper (si ayudas a los local organizers) o envoy de alguna comisión, comité, working group… y entonces te centras más en la preparación del Agora o de alguna de las sesiones. Al igual que había hecho la vez anterior yo participé como “delegate” y como asistente ayudando al Chair Team (véase el equipo que coordina el evento) y a su secretaria. Así que me pase los siguientes 4 días pegada al borde del asiento viendo como se desarrollaban algunos temas, corriendo de una sala a otra buscando listas de participantes, portátiles o proposers, tomando acta en algunas sesiones y juntándose con amigos a pensar que preguntas haríamos a aquellos que estaban en el escenario. La logística durante esos días fue…interesante. Tuvimos que adaptarnos al frío y a la comida racionada, pero en realidad yo estaba tan entretenida que apenas que daba cuenta de como cada vez más gente se rendía y se iba a comer al Andy’s pizza que teníamos en frente del edificio principal.

Participants dancing.jpg

Durante los plenaries también hay tiempo para relajarse.

El ambiente durante el Agora es difícil de describir, en el escenario puedes ver infinidad de cosas, hasta que una mañana me tocó subir a mi a presentar la candidatura de una amiga a un puesto europeo. Cuando vi la sala desde arriba me di cuenta de que ni siquiera la mitad de los allí presentes estaba tan emocionada como yo, de hecho unos 3/4 estaban casi dormidos. Fue una sensación extraña, al menos se me pasaron los nervios al instante y la presentación salió muy bien. La sensación durante un Agora; para mi es simplemente genial. Interactuar con quien está en el escenario con solo levantar un papel, o que podamos cambiar toda la agenda con solo una moción, o el sentido de una frase sólo con una coma…me encanta. Y unos días más tarde terminó el Agora, mi amiga Alejandra (AEGEE-A Coruña) fue elegida para el puesto al que se presentaba, de lo cual no podría estar más contenta, así como de ver que los otros dos delegates de León se motivaron con el evento y decidieron involucrarse activamente en la preparación de nuevos objetivos para la asociación.

 

 

Organizers team.jpg

Foto de los organizadores del Ágora

He de decir que este no fue el fin de mi viaje, dado que algunos pasamos unos días más en Rumanía además de visitar Transnistria (un país que no existe en los mapas, ya que no se reconoce su soberanía) pero creo que ya me he extendido bastante así que puedo contaros esos otros viajes tomando unas tapas por León.

En conclusión; esta fue una de las mejores experiencias de mi vida; salir de la EU significó también salir de mi zona de confort y conocer otra cultura mucho más distinta a la mía. Cambiar de moneda tres veces, dormir en cinco localizaciones distintas, la emoción de los plenaries…fue un viaje inolvidable que ya tengo ganas de repetir.

Próximamente…Agora Enschede, dare to act! No os lo perdáis! https://www.facebook.com/agoraenschede/?fref=ts

 

 

¡Muchas gracias por tu historia Laura!
Si tenéis alguna historia que contarnos, no dudéis en enviarla a marcosaegee@gmail.com

Un saludo